Crónica de una Laptop Secuestrada

Hace casi un mes tuve que viajar a Estados Unidos a una conferencia. Normalmente, como siempre lo he comentado en conferencias y en eventos, recomiendo colocar nuestros documentos personales, así como de la laptop en la caja de seguridad.

No haré de este post una historia de cómo secuestraron una laptop, sino al contrario, cómo se desarrolló el encuentro.

Obviamente mis computadoras portátiles tienen miles de mecanismos de seguridad. Algunos que por lo mismo -seguridad- no nombraré. Pero uno de ellos si: LoJack.

Así es, igual que el LoJack de automóviles, existe el LoJack para computadoras. Cabe mencionar que conozco a varias personas de dicha empresa Canadiense (excelentes amigos por cierto), los cuales me regalaron una subscripción para probar dicho software un año antes de precisamente la conferencia a la cual estaba asistiendo.

Este software, permite aunque la computadora se haya formateado, el poder identificar la dirección IP de donde se está conectando.

Para poder recuperarla, es necesario iniciar una denuncia ante la policía para poder obtener la información de la IP y realizar la recuperación.

Miles de cosas sucedieron entre el momento en que mi laptop dejó de estar junto a mi. Otra laptop me ayudó a trabajar algunos días -gracias a mis respaldos-, una nueva llegó a mis manos en menos de 2 semanas, mientras la secuestrada no mostraba signos de vida.

Vale la pena mencionar que un servidor, tuvo que ir a levantar su denuncia ante el Departamento de Policía, donde tomaron mi declaración y no hubo que decir: «Mi oficial, mi comandante, señor autoridad» o cosa por el estilo. En cuestión de minutos ya habían tomado mis datos y ya estaban asignando un detective a mi caso.

Al hablar con la gente de LoJack, los comentarios eran los mismos: Con todos los mecanismos de seguridad que tienes, lo más probable es que alguien haya tratado de entrar y al no poder, la destruyó.

Aún con esta información yo seguía firme a que podría encontrarla, por lo que hablé varias veces al hotel.

No fue hasta la semana pasada que supe que el Hotel había encontrado mi computadora, recibí una carta y llamé. El viernes la recibí en el viaje que realicé a Miami. está intacta…. sin batería, pero intacta…

Ahora tengo 2 computadoras por un rato, en lo que paso toda la información a una de ellas…..pero siempre hay una moraleja….. no deje su computadora donde los amigos de lo ajeno puedan tomarla.

En mi caso, la pude recuperar… en otros casos: cuando va a un lugar con Valet Parking y deja la computadora…. no sólo existe que roben su computadora por el valor físico de la misma…. y si le «sacan un clon» de su información mientras disfruta de una cena…. se daría usted cuenta?